Utilizamos cookies y no lo escondemos
sauceblanco.es utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia de usuario y ofrecer contenidos adaptados a tus intereses. Si sigues navegando consideramos que aceptas su uso.
Por favor, revisa nuestra Política de Cookies para comprobar que estás de acuerdo con ella
ACEPTO
Cerrar

Herbolario Sauce Blanco

Productos y terapias naturales

Alimentación
Alimentación Macrobiótica
CerealesLos seguidores de la macrobiótica dicen observar que la comida y que la calidad de los alimentos, afectan a nuestras vidas más de lo que se suele pensar.
Generalmente se piensa que los alimentos afectan a la salud, pero la idea es llevada hasta la psicología y puede afectar a la felicidad. Generalmente reclaman la cocina menos procesada, más natural, y más tradicional (reclaman los procedimientos familiares o locales).

La macrobiótica enfatiza el empleo de los frutos y productos de la zona, orgánicamente cultivados y en el caso de los cereales con el grano completo, legumbres, vegetales, frutas, algas y productos de soja, todos ellos combinados en las comidas de acuerdo con los principios de equilibrio entre las propiedades entre el yin y yang. La pirámide está más en la línea de la nutrición que la antigua agrupación que describe el modelo de los "Cuatro grupos de alimentos".

Se enfatiza el uso de granos (No harinas), en particular el arroz integral, son alimentos que pueden masticarse y por esta razón muestran un buen balance de las propiedades del yin y el yang. Cuando se añaden los vegetales hacen la dieta más alcalina y esto hace que sea más sana.

La dieta clásica de la macrobiótica consiste en un 50–60% de granos de cereal, 30% de verduras, y un 5% de sopa como el miso, y pequeñas cantidades de alubia, nueces, semillas, pescado. Se evitan las hortalizas solanáceas (tomate, patata, etc.) pero se enfatizan las raíces vegetales, plantas (brócoli, remolacha, etc.).

La composición de la dieta Macrobiótica consiste en cualquier plato que contenga:
Cereales integrales: 50-60%
  • Frutas y vegetales: 25-30%
  • Proteínas(1): 10%
  • Sopas: 5-10%
  • Algas: 5%

(1) las proteínas incluyen principalmente legumbres, proteína vegetal (tempeh, tofu, natto, seitán) y pescado. Ocasionalmente carne, pescado azul y huevos.

El resto está compuesto por semillas y nueces, vegetal, encurtidos sin azúcar, y algunas especies, sal marina, postres.

Es muy importante también el uso de verduras de hoja verde (repollo, col, hojas verdes de los nabos, etc.)

› Visita también nuestra sección de recetas